Arcos de Jalón

CAMINO, ADUANA, POSTA, Y... POSADA

Bienvenido Montón de León

Artículo del SORIA 7 DÍAS publicado en agosto de 1996

 

 

 

Por Arcos de Jalón pasaba la calzada romana Mérida-Zaragoza que en constante deterioro por descuidada tras la caída del imperio, aún seguiría transitable más o menos cumplidamente hasta la edad moderna en espaciados trechos.

   Todavía podemos contemplar vestigios junto a Medinaceli y en Ariza un trozo muy bien conservado de su asiento inferior. Algunos de esos restos y puentes fueron partes del llamado camino real de Aragón por los valles del Henares y del Jalón que desde Medinaceli discurría por la ribera por la ribera izquierda hasta abandonarla ascendiendo en busca de la vertiente del Valladar por donde en la década de 1870 se alzó el caserío de Jubera, retornar a la ribera, cruzar el Jalón frente al monasterio de Santa Mª de Huerta y seguir por el actual camino de Monreal, ambos aún en ciernes.

   Así se deduce de la carta que Alfonso VII firmó en Valladolid el 20-09-1176 por la que otorga al obispo de Sigüenza el poblamiento de una alberguería “ sobre la ribera del Jalón entre el Monasterio y Medinaceli cerca de Montuenga con su iglesia, tierras, viñas, prados, pastos, arroyos, molinos, pesca, montes, ... a fin de que acudan a poblarla con inmunidad cuantos hombres de los pueblos cercanos lo decidan y según el fuero de Sigüenza...”

   Este pueblo corresponde sin duda al mencionado en el camino de Arcos de Jalón a Huerta en el itinerario de España (Fdo. Colón, 1517) “ Un lugar de cuatro o cinco vecinos, de un secretario del Duque de Medinaceli ”, al que también se refiere en su Corographia (1542) el viajero portugués Gaspar Parreiros que visitó de paso y dice “Mirabueno es una pequeña aldea de un hidalgo por nombre Fco de Mendoza ...” y además lo relaciona el censo de población de la Corona de Castilla (1594) como despoblado poco antes.

   Todavía se ven pequeños restos y es recordado en la memoria popular de Montuenga y Aguilar en el paraje de su nombre bajo el solanar al que accede el paso elevado del kmto. 172 de la autovía.

   Al establecerse a principios del siglo XV el puerto seco o aduana de Arcos, los viajeros estaban obligados a pasar por ella para el registro, lo que supuso desviarse del viejo camino para entrar por la villa y retornar a él por el del molino de Las Mozas o al contrario según se fuese o se viniese de Aragón; un rodeo preferido al parecer al directo a Huerta por Montuenga, para evitar las vaguadas de los arroyos Badillo o Almadeque, Almoguera y Hoceseca y Belimbre.

   Las aduanas entre Aragón y Castilla fueron suprimidas a principios del siglo XVIII tras la unificación político-administrativa de ambos reinos por Felipe V.

   En esta provincia las hubo en Agreda, Beratón, Borobia, Ciria, Caravantes, Deza, Cihuela, Monteagudo, Almaluez.

   Arcos e Iruecha entre las que Arcos ocupaba el cuarto lugar de ingresos recaudatorios a mediados del siglo XVI atendiendo con la de Molina la principal corriente comercial de Barcelona y Zaragoza hacia Madrid y Toledo. La de Agreda siguió en servicio para el tráfico con Navarra hasta la supresión de este registro en el siglo XIX. Para evitar el contrabando de ganados se censaban los rebaños de más de cien cabezas de los pueblos situados en una zona de hasta diez leguas de la frontera. Tras la supresión de la aduana siguió el citado rodeo por el molino de Las Mozas para el correo y demás servicios de la carrera de la posta a hacer el relevo de cabalgaduras en la parada de Arcos situada en la actual calle de Postas, hasta que en 1833 se pasó a correr por la nueva carretera a donde se trasladó la parada.

   Este camino de Madrid tuvo su ruta principal, en general de herradura, por el valle del Henares y del Jalón hasta la primera mitad del siglo XVIII en cuanto a viajeros con caballería propia o contratada. En Guadalajara se desprendía otro hacia Zaragoza siguiendo más o menos la actual autovía hasta Alcolea y continuar por Maranchón, Barbacil, Turmiel.

   Anchuela del Campo, Tortuera, Daroca, que se iría mejorando progresivamente hasta hacerse carretero. De él arrancaba un ramal de herradura en Torremocha del Campo que por Estriégana y Bujarrabal iba a unirse al de Henares en Torralba. Por él se estableció en 1610 el correo ordinario (servicio público) y periódico semanal en cuatro días a Zaragoza y siete a Barcelona y quincenal en la carrera de Italia con paradas de postas en Torremocha, Bujarrabal, Lodares, Arcos, Monreal, etc.. Estos servicios no fueron posibles antes por la oposición de la cofradía Marcus, concesionaria del correo de los reinos de la Corona de Aragón, de tal modo que la citada carrera de Italia del Correo Mayor del reino de Castilla tenía que ir desde su creación en el reinado de Carlos I por Valladolid, Burgos, Irún, Lyon, Génova, etc..

   En 1829 se abrió al tránsito el tramo Torremocha - Medinaceli de la carretera nacional y en consecuencia pasó a hacerse por él la carrera de postas que corría entre Estriegan y Bujarrabal, suprimiendo la parada o maestría de postas de este pueblo y creando una en Alcolea con ya dos servicios semanales de correo desde mediados del siglo XVIII.

   En 1830-31 comenzaron a circular diligencias y otros carruajes hasta Zaragoza por esa  nueva carretera, pero el servicio montado de postas continuó por la vieja ruta hasta que construidas las nuevas casas de postas y sus mesones a pie de la carretera, pasó a realizarse por ella el servicio postal montado pero en silla (coche ligero de dos ruedas). Así la de Arcos pasó al que comenzaría a ser barrio del Perchel, la de Monreal se suprimió (su último maestro fue Faustino Enguita) sustituida por otra en Ariza y se crearon nuevas en Sta Mª de Huerta y otros pueblos o descampados hacia Zaragoza para acortar tramos y dar más rapidez a los servicios, y todas con sus correspondientes mesones anexos aunque también los había y posadas en pueblos del trayecto, además de ventas en sitios adecuados: Venta del Tinte (Medinaceli), del Carro (Jubera), De Felipe o de las Pachecas (Monreal), etc..En la ruta Alcolea - Zaragoza por Daroca: La del Gorro (Garbajosa), Del Campo Taranz (Luzón), etc..Conforme a aumento del número de expedientes por correo (tres semanales en 1841) y del tráfico de viajeros, hubo de ser el de caballos y mulas.

 

Alquiler de Software